Los malos clientes se pierden por precio; y los buenos, por mal servicio. Los buenos clientes no son los que dejan a las compañías, son las compañías las que dejan perder los clientes. Y usualmente, a causa de algún representante de la empresa.